HISTORIA

Desde 1987 la Fundación de Parques y Jardines Singulares del Ayuntamiento de Valencia mantiene el Jardín de Ayora.

El edificio se dedicó en la década de los 90 a guardería con lo que el jardín formal cercano a la casa se perdió completamente. Sin embargo, la parte del bosque, a pesar de que muchos árboles tuvieron que ser talados por su mal estado, constituye todo un ejemplo de jardín umbrío de verano con islas de vegetación donde se han introducido las plantas de la jardinería vernácula tales como las bergenias, violetas, ruscos o crinos evitándose la monotonía del césped.

De la vegetación arbórea destacan las casuarinas, los ficus y los ombús (Phytolacca dioica), por su gran porte, y por su rareza la feijoa o guayabo del Brasil (Feijoa sellowiana), tal vez la más longeva de las existentes en nuestra ciudad.

Más información

Hace unos años, parte del entorno del Jardín de Ayora histórico se ajardinó, dotando a los vecinos de nuevos servicios junto al Metro. El nuevo parque vecinal complementa al actual Jardín de Ayora, aportando aquellos espacios propios de un parque público actual: una gran plaza e instalaciones deportivas. Por él se accede al vestíbulo principal de la estación de metro del mismo nombre.

El Palecete

En el jardín histórico de Ayora se presenta un palacete que fue construido a finales del siglo XIX,entre 1889-1990. Se sitúa en el barrio de Algirós, entre las calles Santo Justo y Pastor, JerónimoMonsoriu, Conserva y Plaza Organista Cabo.

En sus orígenes fue levantado como una villa de recreo en la zona suburbana de la ciudad, aunque en la actualidad está totalmente integrado en ella. Se trataba de un Palaciode descanso realizado para José Ayora según proyecto de Pelegrín Mustieles que se asienta sobre elevado en la zona norte del jardín, obteniendo una terraza en altura que se cierra con una balaustrada y rodea al edificio, el desnivel se salva mediante una escalinata en la fachada principal que da acceso al palacio. Se trata de un edificio cuadrangular compuesto de planta baja, planta noble y ático bajo la cubierta, con una torre cuadrada en la parte central de esquinas achaflanadas que en cada uno de sus lados abren dos arcos de medio punto. La cubierta es a cuatro aguas y presenta una cúpula que adopta forma bulbosa con teja dorada.

Las fachadas presentan los vanos encuadrados presentando varios modelos según la categoría de puertas o ventanas, de esta forma nos encontramos con puertas recercadas y rematadas mediante frontones ornamentados, arcos adintelados, rebajados o geminados de medio punto, los huecos que se disponen en el ático bajo cubierta son rectangulares apaisados entre paños cerámicos con motivos geométricos. Las fachadas combinan bicromía con pilastras de piedra natural y paños de ladrillo rojo, los huecos están recercados también con piedra natural.

Destacan la fachada principal y la trasera por su remate de frontón curvo, en la fachada principal alberga la imagen de mercurio bajo la que aparece la fecha de realización del edificio. Los huecos de la planta noble de estas dos fachadas presentan un antepecho abalaustrado, mientras que en las fachadas laterales únicamente está la central.

En los ochenta el edificio es destinado a Guardería Infantil y Sección de Policía Municipal. Se conserva la claraboya central de hierro y vidrio en diversos colores con algunas pinturas decorativas, la escalera está realizada con mármol y madera.

El conjunto cercado presenta partes originales y la zona de jardín más alejada de la casa es la que mejor conserva la vegetación original, sin embargo la zona más cercana solamente conserva algunos de los árboles originales, como las palmeras que flanquean el camino de acceso al palacete.

El Jardín Histórico

El jardín histórico es de final del siglo XIX, estilo eclecticismo. El jardín presenta árboles centenarios y de gran tamaño que obsequian innumerables sombras.Está fragmentado por numerosos macizos y arriates que permiten caminos sinuosos plazuelas triangulares, redondas, ejecutadas con tierra y bordeados con rodeno. Se consigue un ambiente fresco con un aura misteriosa a descubrir.

El Jardín se extiende hacia el sur de la edificación y está dividido en tres secciones mediante muros y rejas de alambre. La primera circunda al palacete y presenta árboles originarios. La segunda forma un espacio rectangular donde han sido instalados juegos infantiles y también subsisten árboles originarios, tales como: plátanos, falsas acacias, naranjos, limoneros… y cubriendo los muros, una magnifica hiedra.

La tercera parte, la más amplia, es rica en especies vegetales y se extiende formando un amplísimo rectángulo cerrado por altas tapias de obra mixtade mampostería careada y ladrillo. En sus cuatro caras han sido abiertos accesos independientes que se cierran con puertas de hierro forjado. En la parte central se encuentran dos amplias glorietas, una de las cuales está provista de bancos de obra recubiertos con cerámica vidriada, allado está situada la rosaleda engarzada en pérgolas metálicas, y muy cerca se encuentra el macizo de viejos magnolios. Al fondo, también se sitúa una placeta irregular donde se encuentra una fuente pública de principios de siglo en hierro fundido con una columna de capitel jónico, cuyofuste decora un escudo de la ciudad.

Este Jardín se caracteriza por la extremada variedad de especies vegetales con numerosos ejemplares, autóctonos y exóticos que le da cierto carácter de jardín botánico. Entre las numerosas especies de árboles y plantas que se pueden contemplar destacamos: acacias y falsas acacias, eucaliptos, pinos canadienses, palmeras, jacarandas, aligustres chinos, cinamomos, grevilleas, limoneros, naranjos, magnolios, ficus, laureles, tuyas, pitas, canas, hibiscos, adelfas,alteas, mimosas, bambúes, esparragueras, buganvillas, matas de margaritas, rosales, cactus, etc.

La Ampliación (estación de metro)

La línea 5 de metro se prolonga hacia el puerto-playa proporcionando una parada intermedia en el Jardín de Ayora. La propia estación propicia una ampliación de zona verde junto al jardín histórico situada al este del mismo, consiguiendo un nuevo espacio libre ajardinado que en sutrazado incorpora un extenso paseo central bajo el que se sitúa aquella, incorporando una piscina cubierta, un nuevo equipamiento para la población de la zona.

Se completa así los usos de jardín histórico con otros propios de un parque más actual: juegos infantiles y áreas para el deporte. El elemento vertebrador del parque es el paseo central que enlaza las calles Justo y Pastor y Jerónimo de Monsoriú buscando un efecto de variedad y de cierre de perspectivas. A uno y otro lado de este paseo se van creando diferentes espacios: los jardines de acceso a la estación semi enterrada, la pérgola longitudinal lateralizada sobre el paseo central, otro espacio ajardinado entre el paseo y el jardín histórico, la piscina cubierta, una pista deportiva al aire libre y una gran pradera en el borde este a rediseñar tras la ejecución de un aparcamiento subterráneo.

También se establece un nuevo vallado en el cerramiento este del jardín histórico para crear una permeabilidad entre ambos espacios ajardinados sin vulnerar el carácter cerrado del Jardín de Ayora que conserva el protagonismo. La pérgola de madera con estructura metálica del paseo enmarca las vistas al jardín histórico y permite disfrutar de la sombra que aporta. El paseo se asoma a modo de balcón al espacio de acceso a la estación; es un espacio pavimentado de carácter polivalente, bordeado por jardines en suave talud y constituye un excelente mirador sobre el jardín de Ayora. En esta ampliación se sitúan árboles y especies vegetales tales como:palmeras, plátanos, naranjos amargos, jacarandas, tipuanas…

  • SUPERFICIE
  • 17.000 m2 inicialmente
  • 22.000 m2 con la ampliación
  • HORARIO
  • Primavera-Verano: 9:00-21:00
  • Otoño-Invierno: 9:00-18:00
  • DIRECCIÓN
  • Santos Justo y Pastor 98, 46021 Valencia
  • Autobús (EMT): 9, 10
  • Metro: Líneas 1, 3
  • ENTRADA
  • Gratuita

EL RECORRIDO


LA RUTA

A finales del siglo XIX, D. José Ayora, un comerciante de éxito, encargó al maestro de obras Pelegrín Mustieles el proyecto de una finca suburbana del tipo de las que adornaban la huerta de Valencia.

El diseño siguió la tradición jardinera valenciana: cerca de la casa un jardín de traza regular y más alejado la recreación del bosque, todo ello cercado de muro de obra. La huerta componía el paisaje circundante.

La casa dejó de ser habitada a partir de los años 60 del pasado siglo. Después de años de abandono el Ayuntamiento la adquirió en 1976,y la declaró Bien de Interés Cultural en 1983.