La creación del Observatorio Municipal del Árbol es una acción pionera en España ya que no existe ningún otro Observatorio de estas características en todo el territorio nacional.

Esta actuación es la continuación de una serie de medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Valencia en torno a la protección del arbolado urbano.
En el año 2000, Valencia firmó “La Declaración de los Derechos del Árbol en la Ciudad” como compromiso con los árboles, ya que éstos cumplen unas funciones esenciales en la ciudad.

En el año 2007, Valencia fue elegida por el Consejo Europeo de Arboricultura (European Arboricultura Council) y por la Asociación Española de Arboricultura (AEA), sede de “la Capital Europea del Árbol”.

En este contexto, Valencia ha optado por ser el escenario perfecto en el que el Árbol sea su gran protagonista, sirviendo de punto de encuentro para establecer un programa de actuación que nos permita alcanzar el objetivo de que las ciudades, los pueblos y los paisajes sean lugares donde el árbol tenga un papel representativo de especial interés.

observatorio-dia-del-arbol

El Observatorio del Árbol está ubicado en la antigua casa del Jardinero Mayor en los Jardines del Real

En el siglo XX los jardines del Real inician su transformación en parque público, adoptando el nombre de Jardín de Viveros por la cercanía de la Huerta de Vivel, donada al ayuntamiento en 1903 para plantel o viveros de árboles. La falta de un diseño global se explica por su adquisición en distintas fases, lo cual origina una sucesión de diversos espacios con diferentes estilos que van resolviendo, a lo largo del tiempo, los problemas de ocio y las necesidades culturales de la ciudad. Su cerramiento actual se realiza, en parte, con la valla de obra y reja que en otro tiempo protegió el Jardín de la Glorieta.

Es interesante el estudio que sobre este jardín realiza Pilar de Insausti Machinandiarena en la obra Los jardines del Real de Valencia. Origen y plenitud. Ayuntamiento de Valencia. Serie Minor, número 1. 1993.

.